Herramienta para el ciclo formativo de Administración y Finanzas de la Escuela Profesional Xavier, donde compartir trabajos, ideas, avances, novedades...

Insolvencia Clientes

A lo largo de esta primera evaluación, entre otros, hemos aprendido el sistema de la cuenta 436 Clientes de dudoso cobro, una vez comprendido en qué se basa, nos surgió la duda de cuándo debemos dar de alta está cuenta en nuestro libro diario, de modo que:

Según el Plan General de Contabilidad (PGC) - REAL DECRETO 1514/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el Plan General de Contabilidad, establece que:
Cuando una empresa se encuentre con que uno de sus clientes no ha hecho efectivo el importe de una o varias facturas, incluidas las formalizadas en efectos de giro, cuando ha transcurrido un año desde que se emitieron o se den una serie de circunstancias que permitan calificar a dicho cliente como de dudoso cobro, deberá proceder a realizar los siguientes asientos: el cargo en estas cuentas se hará por el saldo que conste en la cuenta del cliente y que tiene como pendiente de pago.
Share:

6 comentarios:

  1. Efectivamente, esta es la normativa contable pero cabe recordar que no coincide con la fiscal, recogida en el impuesto de sociedades, que establece los requisitos para considerar deducibles los gastos por insolvencias

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente, esta es la normativa contable pero cabe recordar que no coincide con la fiscal, recogida en el impuesto de sociedades, que establece los requisitos para considerar deducibles los gastos por insolvencias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, la normativa fiscal establece para el Impuesto de Sociedades que, si durante un periodo de 6 meses las empresas de reducida dimensión (que a estos efectos son aquellas que tienen una cifra de negocios inferior a tres millones de euros), y el cliente de dudoso cobro no ha hecho frente a la deuda, la empresa podrá contabilizar esta pérdida.


      Por lo que se debe de dar alguna de estas circunstancias para proceder a la contabilización:
      - Que haya transcurrido más de seis meses desde que venció la obligación.
      - Que el deudor esté declarado en suspensión de pagos, quie­bra, concurso de acreedores, etc.
      - Que el deudor esté procesado por delito de alzamiento de bienes.
      - Que las obligaciones hayan sido reclamadas judicial­mente o sean objeto de litigio.

      Eliminar
    2. Además, partiendo de lo citado anteriormente el saldo de dudoso cobro que no reúna alguna de estas circunstancias no es un gasto fiscalmente deducible, a pesar de que la empresa lo pueda haber recogido contablemente como un gasto.

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Suscribirse por mail

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.

Find Us On Facebook

Video Of Day

Ordered List